Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 4/22/2019 7:00:00 AM

“Hay mucha vena colombiana en 'Hostile Planet'”

El domingo pasado National Geographic estrenó una serie documental que registra el comportamiento de los animales en los ambientes más extremos de la Tierra. Parte de ella fue grabada en Colombia. SEMANA conversó con Tom Hugh-Jones, su productor ejecutivo.

Los animales más salvajes nueva serie de National Geographic Colombia, Perú, Costa Rica, Ecuador, Panamá y Brasil son algunos de los países que sirvieron como escenario para registrar el comportamiento impresionante de los animales en ambientes extremos. Foto: National Geographic

SEMANA: ¿Qué puede contarnos sobre el proceso detrás de la serie?

Tom Hugh-Jones: Bueno, lo primero que hay que decir es que nos tomó dos años ir y filmar animales en los entornos más extremos del planeta y no solo en los entornos más extremos, sino también en los climas y las condiciones más hostiles. Entonces ya se pueden imaginar cuán difícil fue para el equipo que siguió a estos animales.  Los humanos no estamos bien adaptados para eso. Resulta que en los millones de años que los animales han evolucionado, han aprendido muchas cosas que nosotros ni imaginamos.

Lea también: ¡De vuelta a la libertad!: el calvario de los animales traficados

SEMANA: ¿Qué tipo de dificultades sortearon?

T.H.: Por ejemplo, situaciones incómodas como enfrentar a menos de 53 grados de temperatura en el Ártico para ver cómo los lobos derribaban almizcleros; perseguir tormentas del desierto y experimentar temperaturas abrasadoras en el Sahara para intentar encontrar zorros. Realmente pusimos a prueba al equipo, pero todos teníamos la determinación de mostrar a estos animales a la audiencia y llevarlos a su mundo.  Nuestra verdadera motivación era poner a reflexionar a las personas sobre lo frágil que es nuestro planeta pero en el camino vivimos algunas aventuras muy locas. En una ocasión el productor incluso terminó cantando en un bote para tratar de atraer ballenas beluga y filmarlas.

Cuando grabamos los murciélagos, el equipo tenía que vestirse con trajes completos de protección corporal, casi como si fueran a ingresar a una zona con ébola. Ellos iban a entrar a estas cuevas y no podían propagar ningún tipo de patógeno a la colonia de murciélagos, por lo que tenía que vestirse como si fueran astronautas. Pasamos, creo que algo así como 1.300 días en campo, fuimos a 82 países diferentes a lo largo de la serie. Lo que sale en la pantalla realmente es muy poco. Así que lo que la gente ve son los mejores momentos y los más emocionantes.

SEMANA: De lo que pudo ver durante la grabación, ¿Cuál es la cosa más brutal que los animales han enfrentado?

T.H.: Filmamos animales en entornos muy diferentes: desiertos, regiones polares, selvas. Los rincones más  extremos. Y lo que me pareció más increíble en todos esos escenarios fue la forma en que se han adaptado para sobrevivir en las condiciones más hostiles. Quedó claro que el mayor desafío que enfrentan es adaptarse a nuestro planeta cambiante. Como ha cambiado más en los últimos 40 años que en los últimos 10.000, es evidente que para ellos es difícil. Uno ve, por ejemplo, que los osos polares han evolucionado perfectamente para sobrevivir en las condiciones árticas más frías y realmente prosperan en el hielo. Lo necesitan. El problema que enfrentan ahora es adaptarse a la caza cuando no hay hielo marino, por lo que irónicamente se han vuelto tan buenos en la supervivencia extrema. Cuando la vida se vuelve un poco más suave para ellos, es un problema porque podrían ser superados por otros animales.

En contexto: ¿Por qué tratamos a los animales como humanos?

SEMANA:  Tengo entendido que parte de la producción se grabó en países de Latinoamérica, incluido Colombia ¿Puede contarnos cómo fue la experiencia en nuestro país?

T.H.: Curiosamente Colombia está muy cerca de mi corazón. Cuando era joven, mis padres que eran antropólogos nos llevaron a vivir con una tribu en la región del Amazonas de Colombia, y durante aproximadamente un año viví con una tribu.  Tuve un soplete y vivía en una casa comunal india. Así que Colombia es un lugar muy especial para mí y tuvo mucho que ver en que mi sueño se convirtiera en dedicarme a trabajar en películas de vida silvestre. Es decir, pasé tanto tiempo viviendo misericordiosamente con la naturaleza en la jungla, que no podía ser de otra manera.

En cuanto a Planeta Hostil, filmamos una secuencia sobre colibríes en la frontera de México y Colombia en la región del Chocó que se incluye en el capítulo de La jungla. Son un conjunto de secuencias realmente hermosas que muestran cómo los colibríes sobreviven en las selvas más húmedas de la Tierra. Luego también viajamos a Colombia para filmar una historia sobre un rayo. En esa ocasión fuimos a una de las zonas más relegadas del planeta para filmar las tormentas eléctricas de la selva. En realidad, el capítulo de junglas es uno de mis favoritos. Además, el productor de ese episodio es mitad colombiano, por lo que hay mucha vena colombiana en ‘Hostile Planet‘.

SEMANA:  ‘Hostile Planet‘ contó con la dirección del mexicano Guillermo Navarro. ¿Qué puede decir sobre su visión en este tipo de producción considerando que su trabajo anterior no se relacionaba mucho con documentales silvestres?

T.H.: Bueno, fue un sueño hecho realidad. De hecho, me encanta la película Pan‘s Labyrinth, y me senté a ver la versión narrada dirigida por el director donde explicaron todos los detalles y el significado de las imágenes en la película y pensé que era maravilloso.  Fue una reunión muy interesante de dos mentes, y creo que jugó un papel fundamental en el lenguaje de la película. Normalmente, cuando la gente ha hecho películas de vida salvaje siempre se hace desde el punto de vista de un observador, pero Guillermo empezó a desafiarnos a pensar en cada disparo. Es decir, desde qué punto de vista viene, lo que intentas decir con el disparo. ¿Cuál es el ángulo más dramático para darle vida, y cómo puedo tener una sensación de inmersión allí? ¿Cómo puedo hacer que la cámara se mueva y hacer que se sienta más cinematográfica y te permita ver el mundo natural a través de los ojos de estos animales?

Le podría interesar: Distrito Appnimal: la plataforma para buscar animales en adopción 

SEMANA: ¿Qué diferencia a ‘Planeta Hostil‘ de los otros tantos documentales de animales que se han hecho antes?

T.H.: Muchas series están enfocándose en el planeta y la vida en la Tierra, pero nosotros queríamos tener un ángulo claro: que el público no solo viera un espectáculo que analiza los diferentes aspectos de la naturaleza y las maravillas, sino que fuera sobre cómo nuestro planeta es un lugar tan difícil para que vivan los animales. Lo que hoy sabemos es que la Tierra es el único lugar donde hay vida, pero aún así no es fácil. Ellos luchan todos los días contra los elementos y entre sí por sobrevivir.  Es una batalla constante en comparación con los humanos, que tienen una vida muy fácil. Sospecho que hay algunas personas que podrían pensar que es un poco demasiado negativo o un poco agresivo, pero desde nuestro punto de vista, es realmente interesante ver nuestro planeta a través de este lente y mostrar que los animales son increíbles. Son casi los superhéroes que están logrando triunfar en cosas casi imposibles.

SEMANA: ¿Cuál fue el momento más aterrador para usted durante la grabación?

T.H.:  Tratamos de planificar todo para asegurar que al entrar a estos lugares remotos  estuvieramos bien preparados. Pero hubo una situación preocupante en Groenlandia: cuando estábamos filmando los gansos de lapa se llevaron toda nuestra comida y durante todo el viaje tuvimos que racionar muy bien lo poco que quedó. Pensamos que íbamos a morir de hambre allá. De hecho, con el equipo de Colombia usando un dron para filmar el rayo hubo algunas milicia local que sospechó de nosotros porque estábamos sobrevolando  alrededor de esas montañas remotas. Creían que queríamos espiarlos. El grupo recibió algunas advertencias de que no eran bienvenidos ahí. Probablemente no era tan peligroso, pero tuvimos que regresarlos al país muy rápidamente. Hay muchas situaciones diferentes que nunca estás esperando, pero afortunadamente, al final todos regresaron en forma y saludables.

SEMANA:  Durante sus viajes fue evidente el impacto del cambio climático?

T.H.:  ¿Que si lo notamos? Sí, mucho. Cuando fuimos a filmar osos polares en el Ártico alto creo que fue el invierno más cálido que se haya registrado. Uno piensa que el calentamiento global solo calienta todo, pero tiene todo tipo de efectos. A veces hace que las situaciones sean más frías. A veces lo hace más húmedo. Está haciendo todo mucho más impredecible. Esto hizo que fuera más difícil filmar y también mucho más difícil predecir los comportamientos de los animales. Yo diría que todas las personas que trabajan en la historia natural están sintiendo el cambio.

EDICIÓN 1936

PORTADA

¿Será posible gobernar así de solo?

El presidente Duque hoy no cuenta con el Congreso ni con las Cortes. Y el apoyo de su propio partido, el Centro Democrático, ha resultado un arma de doble filo.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1936

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.